Vivir o sobrevivir

“Hay que ser muy valiente para reconocer quién eres, pero aún mas valiente para aceptar quién no eres”
live-your-dream-2045928_640

Soy Fer y me he pasado media vida sobreviviendo.

Durante mis primeros cuarenta años de vida me han pasado muchas cosas, he estado en muchos sitios, he conocido a mucha gente, tengo una familia preciosa con una mujer maravillosa y unos hijos increíbles y una situación económica cómoda…la verdad que viéndolo así no suena tan mal.

Sin embargo, había algo dentro de mí que no funcionaba correctamente. Recuerdo que, con el transcurso de los años, mi carácter se agrió, el autoritarismo el enfado y la ira me invadían continuamente y mi temperamento cambió. Culpaba continuamente al resto de todo lo que me pasaba e hice mucho daño a personas que adoro. Yo no quería ser así, pero asumí que ese era yo…que esa era mi vida. Y así estuve sobreviviendo…

¿Se trata de casualidades o causalidades?

Fue a raíz del fallecimiento de mi padre que mis cimientos realmente se derrumbaron. Siempre he sido frío, he necesitado controlarlo todo, nunca he querido mostrar mis debilidades ni mis sentimientos, por miedo a no ser suficiente, a quedarme solo, a sentirme rechazado. Mis creencias en esos momentos eran que debía ser fuerte para que la gente se apoyara en mí, así sería útil a los demás y siempre me querrían.

Yo no era consciente de ello, sin embargo, empecé a buscar respuestas más allá de lo que en ese momento era capaz de entender. Mi mentalidad era muy analítica y todo aquello que no podía ver o comprobar científicamente simplemente mi mente lo desechaba. Sin embargo, por algún motivo “casual”, mi forma de pensar cambió.

Fue por una de esas muchas “casualidades” de la vida siguiendo con esa búsqueda de respuestas, que asistí a una vivencia emocional que me marcó de por vida y en la que entendí la grandeza infinita de los seres vivos, donde todos somos únicos e increíbles con una capacidad de amar ilimitada. Poco a poco me fui desprendiendo de corazas que venía arrastrando del pasado y que lejos de serme útiles ahora no me permitían avanzar.

brain-3017071_640

La pugna entre el cerebro y el corazón

Ahora reconozco que todas esas corazas no eran otra cosa sino inseguridades, cargas emocionales del pasado no sanadas que venía arrastrando y miedo a mostrarme tal y como era, sin máscaras y emocionalmente desnudo.

Hoy soy una persona nueva que ama la vida, que me amo a mí por encima de todas las cosas, que rio, que lloro, que me enfado, que me entristezco y que no tengo ningún miedo a mostrarme tal y como soy. Puedo decir muy orgulloso que soy amor, soy gratitud, soy compasión y creo firmemente en las personas y en la conexión existente entre todos los seres vivos con el universo.

Al final la vida siempre te da otra oportunidad

La inteligencia emocional ha supuesto un cambio radical en mi forma de entender a las personas. Cuando eres capaz de conocerte a ti mismo un nivel profundo, de gestionar tus emociones, ponerte en la piel de otras personas y trabajas tus habilidades sociales…te das cuenta de que solo hay un camino para cambiar el mundo y este es el amor.

Llegados a este punto entenderéis que deseo lo mejor para todas las personas y siento que es mi deber compartir con todos esa vivencia que supuso para mí el despertar a la inteligencia emocional y al crecimiento personal y mi nueva forma de entender la vida y por eso he decidido apostar por las personas y quiero a través de “Vivencias Emocionales”, ofreceros diferentes alternativas por si por “casualidad” alguno se encuentra en la misma situación que yo y acaba topándose con alguna de estas vivencias, les ayude a reconducir su vida y a entender que es una persona única con capacidades ilimitadas y con un motor incombustible que le llevará hasta el infinito y más allá…su corazón.

Bienvenidos a Vivencias Emocionales

Deja un comentario

Your email address will not be published.

No products in the cart.